• Today is: Domingo, agosto 20, 2017

El virus sexual que posee el 80% de jóvenes y no lo saben

tipos-de-sexo
Grupo Informador
febrero15/ 2017

Para muchas mujeres jovenes nunca será agradable ir al ginecólogo. Y es que no pueden ocultar la vergüenza, el miedo y el dolor son cuestiones por las que no visitan al ginecólogo.

Sin embargo, se trata de la parte más importante de la medicina, el pequeño espacio donde la ciencia y el ser humano aspiran a encontrar terapias y tratamientos capaces de traer consigo la solución: la prevención y el diagnóstico oportuno.

No hace falta sentirse mal para acudir al menos una vez al año a consulta ginecológica. Mucho menos cuando se trata de una pandemia que no tiene la atención ni los reflectores del VIH o la diabetes, pero que padecen más del 80 % de los hombres y mujeres alrededor del mundo. 

En este caso, el virus del papiloma humano (VPH) es especialmente común en la actualidad. Según el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, se trata de la enfermedad de transmisión sexual más común en todo el globo, gracias a que se transmite con el simple contacto contacto genital, sin necesidad de penetración o fluidos de por medio.

Para este virus no existe una cura ni forma de evitarlo distinta a la vacunación. En gran número de países de América Latina, su prevención ya forma parte del esquema obligatorio de vacunación, pero los gobiernos y organismos encargados de salud aún tienen dificultades para conseguir una cobertura a nivel nacional, especialmente para las mujeres.

A pesar de lo cotidiano que es encontrar a una persona portadora del VPH, el problema real está en que el número de los portadores se eleve, se calcula que existen más de 120 grupos del papiloma humano, de las cuáles cerca del 85 % son temporales y resultan inofensivas dentro de un una población promedio.

A pesar de ello, el verdadero riesgo está en el resto, especialmente en las variedades 16 y 18, que se diferencian de otros tipos por actuar silenciosamente y cuando se mantienen a largo plazo, son las principales responsables en más del 90 % de los casos de cáncer del cuello cérvicouterino.

Otras variedades, como la 6 y 11, sólo producen alteraciones a nivel epidérmico, como la aparición de verrugas en el área genital y perianal, éstas pueden ser combatidas con un tratamiento médico.

He ahí la importancia de dejar de lado la vergüenza, la molestia y la ignorancia para acudir con el especialista de la salud sexual femenina con frecuencia para un chequeo de rutina.

Éste debe incluir la prueba del VPH y el Papanicolau para evitar futuras complicaciones que fomenten la aparición de células anormales y comprometan la salud.

La prevención también juega un papel imprescindible: el uso de condón en cada relación sexual, pues los hombres son portadores silenciosos de distintos tipos de VPH.

Fuente:eju.tv

Comparte tu opinión mediante redes sociales

Loading Facebook Comments ...