• Today is: Martes, julio 17, 2018

Lecciones que aprendimos de ‘El Principito’

El-principito
Grupo Informador
junio30/ 2016

¡Que levante la mano quien todavía tiene en su cuarto, aunque sea empolvado, El Principito! Todos lo leímos (y releímos) en la primaria y secundaria. La historia se nos quedó grabada: Un piloto que, tras un forzoso aterrizaje en el desierto del Sáhara, se encuentra con un niño proveniente de un asteroide.

Con más de 265 traducciones, mil 300 ediciones y 145 millones de ejemplares vendidos,el éxito escrito por Antoine Saint-Exupéry nos dejó grandes enseñanzas.

Estas son algunas.

1. ¿Quieres ser cantante, artista, pintor, vagabundo fino? ¡Selo!

“Las personas mayores me aconsejaron abandonar el dibujo de serpientes boas, ya fueran abiertas o cerradas, y poner más interés en la geografía, la historia, el cálculo y la gramática. De esta manera a la edad de seis años abandoné una magnífica carrera de pintor”.

2. Confía en quien vea lo mismo que tú ves

“El Principito fue el único que pudo ver el elefante devorado por una boa en el dibujo que creó el piloto del cuento, y no sólo el sombrero que todos los demás veían”.

3. Cuando crezcas no pienses sólo en lo material

“Si les decimos a las personas mayores: ‘He visto una casa preciosa de ladrillo rosa, con geranios en las ventanas y palomas en el tejado’, jamás llegarán a imaginarse cómo es esa casa. Es preciso decirles: ‘He visto una casa que vale cien mil pesos’. Entonces exclaman entusiasmados: ‘¡Oh, qué preciosa es!’.”

4. Aléjate de las personas tóxicas

“En el planeta del principito había semillas terribles… como las semillas del baobab. El suelo del planeta está infestado de ellas. Si un baobab no se arranca a tiempo, no hay manera de desembarazarse de él más tarde; cubre todo el planeta y lo perfora con sus raíces. Y si el planeta es demasiado pequeño y los baobabs son numerosos, lo hacen estallar”.

5. No seas amargado

“’¡Yo soy un hombre serio, yo soy un hombre serio!’… Al parecer esto le llena de orgullo. Pero eso no es un hombre, ¡es un hongo!”.

6. No le pidas “peras al olmo”

“Sólo hay que pedir a cada uno, lo que cada uno puede dar —continuó el rey. La autoridad se apoya antes que nada en la razón”.

7. Antes de juzgar,  júzgate a ti mismo

“Te juzgarás a ti mismo —le respondió el rey—. Es lo más difícil. Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo, que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte rectamente es que eres un verdadero sabio.

Yo puedo juzgarme a mí mismo en cualquier parte y no tengo necesidad de vivir aquí”.

8. Renuncia al control y a la posesión

“Naturalmente. Si te encuentras un diamante que nadie reclama, el diamante es tuyo. Si encontraras una isla que a nadie pertenece, la isla es tuya. Si eres el primero en tener una idea y la haces patentar, nadie puede aprovecharla: es tuya. Las estrellas son mías, puesto que nadie, antes que yo, ha pensado en poseerlas”.

9. Disfruta de las pequeñas cosas

“Lo que el principito no se atrevía a confesarse era que la causa por la cual lamentaba no quedarse en este bendito planeta se debía a las mil cuatrocientas cuarenta puestas de sol que podría disfrutar cada veinticuatro horas”.

10. Valora tu tiempo

“Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!”.

 

fuente:Garuyo.com

Comparte tu opinión mediante redes sociales

Loading Facebook Comments ...